Durante estos tiempos llenos de incertidumbre, lo único en lo que estamos seguros es que las empresas se tienen que anticipar a posibles interrupciones y acostumbrarse constantemente a re-imaginar, y reinventar el futuro del trabajo.  

2020 puso a prueba a muchos negocios obligándolos a crear nuevas formas de negocio a través de la tecnología. Esta permitió a toda la sociedad continuar trabajando, comunicándose, leyendo, ejercitándose, comprando alimentos, etc.

Las plataformas y aplicaciones colaborativas permitieron a las empresas crear espacios de trabajo virtuales que continuaran con el funcionamiento de estas. Al mismo tiempo, estas nuevas prácticas les permitió integrarse como equipo, participar en comunicación directa, colaborar, buscar canales de comunicación, resolver problemas y mucho más. Además, la integración de inteligencia artificial ayudará a los líderes empresariales a analizar resultados, predecir comportamiento de clientes y el mercado, y a decisiones bien informadas con datos en tiempo real.

El modelo remoto y el encierro es estacional, pero la pandemia hizo posible un modelo de trabajo mejor distribuido, gracias al trabajo flexible, la tecnología y a la necesidad de continuar generando empleos y ganancias.

 

La pandemia nos mostró que podemos aprovechar el talento de cada uno de los miembros de una empresa sin necesidad de estar físicamente. Los empleos remotos se volvieron una realidad para todas las empresas mexicanas; no importa en qué parte del mundo estés, la tecnología y su implementación va a definir la eficacia con la atravesemos esta crisis y va a ser muy interesante ver los resultados a finales de este 2021.