Debido a la pandemia, todos hemos podido probar lo que es trabajar desde casa. Tanto colaboradores como empresas, han modificado su forma de trabajo. Entonces, ¿volver a las oficinas es tan necesario? Si bien el trabajo remoto nos da bastantes ventajas, como no gastar gasolina y una mejor manera de aprovechar nuestro tiempo, todos hemos sentido la necesidad social de compartir espacios con nuestros equipos de trabajo. 


De acuerdo con OCC (Online Carreer Center), 6 de cada 10 organizaciones en México mantendrán el trabajo desde casa. Además, la mayoría de los jóvenes buscan el home office y esquemas de trabajo flexibles para generar un balance entre vida personal y crecimiento profesional.

Desde la arquitectura podemos observar cómo los proyectos empresariales eran orientados a espacios abiertos de convivencia para fomentar la cooperación entre los individuos de la organización, lo cual muestra nuestra necesidad social. Pero algo que aprendimos durante la pandemia es que nos transformamos constantemente.

De acuerdo con el termómetro laboral de OCCMundial, el 69% de los mexicanos prefiere el esquema híbrido, mientras el 21% prefiere home office de tiempo completo, y el otro 10% desea regresar a oficinas.

En el esquema de trabajo híbrido, sólo asistiremos al trabajo para hacer lo indispensable, como juntas, planeaciones, entre otras. Cada vez mas empresas lo prefieren y buscan formas de aplicarlo. Por ejemplo, escalonar el tiempo en que los colaboradores asisten a la empresa: 2 semanas desde casa y 2 en la oficina, o cierta cantidad de personal en la oficina y otra tanta en trabajo remoto.

En cualquier caso, para que un modelo híbrido tenga éxito, nadie puede quedarse atrás. Un espacio de trabajo flexible que responde a las nuevas estrategias es una parte importante de la transición, y da a los líderes empresariales la tranquilidad que necesitan a la hora de tomar las decisiones correctas para sus empleados.